CASO MADERA ASUNTA (TIPNIS)
29 Agosto 2003

 

  1. La extracción ilegal de madera del TIPNIS

 

1996-97: Por contratos suscritos entre la Subcentral del TIPNIS y empresas madereras, las comunidades del alto Sécure (Asunta, Oromomo, Areruta, Santo Domingo, San José y Totora) fueron testigos de la extracción de madera especialmente de la especie mara.

 1998: Los nuevos dirigentes de la Subcentral desconocen los contratos y junto al cuerpo de protección expulsan a las empresas y personas particulares que ejecutaban la extracción ilegal, que en su partida dejan parte de la madera tumbada en el bosque próximo a las comunidades de Asunta, Oromomo y Santo Domingo respectivamente. También suscitó dos acciones legales: una de los empresarios en contra de la Subcentral por incumplimiento de contrato y otra de la Subcentral contra las empresas por la extracción ilegal de madera de un AP.

2. Las gestiones “comunales” para la extracción de la madera tumbada

En fecha 25/09/00, representantes de Asunta y Oromomo solicitan al Prefecto del Beni, Ing. Ernesto Suárez viabilizar el aprovechamiento de madera muerta en sus comunidades, que tiene el respaldo de una nota del alcalde municipal de San Ignacio de Moxos Sr. Eduardo Abularach. El ex Prefecto Suárez, a su vez dirige una nota (02/10/00) al Ministro de Desarrollo Sostenible y Planificación Lic. José Luis Carvajal, solicitando se emita una resolución o en su caso se facilite la extracción de la madera tumbada.

El ministro deriva la nota a la Viceministra de Medio Ambiente Recursos Naturales y Desarrollo Forestal, Sra. Neysa Roca, quien solicita un informe técnico de localización, fecha de derribo de la madera, empresa responsable, estado de la madera, especie y volumen total de la madera. Al tomar conocimiento de esta nota, el 13/02/01 la Central de Pueblos Indígenas del Beni y Central de Mujeres Indígenas del Beni reclaman al Prefecto la elaboración y envío del informe exigido por el MDSP; lo que se efectiviza el 27/03/01 enviando el informe al nuevo ministro de Desarrollo Sostenible y Planificación, Lic. Ronald Mac Lean.

Ante la ausencia de una respuesta del ministerio, la CPIB y CMIB solicitan a la Oficina local Beni de la Superintendencia Forestal, la autorización que viabilice la extracción de la madera. Esta solicitud es derivada al SERNAP nacional (08/06/01) solicitando opinión al respecto. A su vez el SERNAP remite la nota a la Subcentral del TIPNIS (21/06/01) para que en coordinación con el Director del Área viabilicen la solicitud hecha por las comunidades.

Los coadministradores organizaron una reunión interinstitucional (14/07/01) en la que participaron comunarios de Asunta y los comités cívicos del Beni y San Ignacio de Moxos, habiendo determinado conformar una comisión compuesta por la Prefectura del Beni, la Superintendencia forestal, Sub Central del TIPNIS, el SERNAP y la comunidad de Asunta para cuantificar en campo la madera caída. Tras dos semanas de trabajo se ubicaron 240 troncas. La Prefectura del Beni elaboró un informe técnico que no satisfizo a nadie. Por su parte la Superintendencia forestal hizo su propia evaluación concluyendo que por las características del terreno no era recomendable el aprovechamiento de la madera muerta.

 3. La respuesta orgánica de la Subcentral del TIPNIS

La posición de las comunidades del TIPNIS respecto a la madera muerta fue negar su aprovechamiento en las condiciones planteadas por la CPIB que supuestamente eran solicitadas por las comunidades del Sécure. Por ello en el Encuentro de Corregidores de Santísima Trinidad (julio de 2001) emanan la resolución N°7/01 que prohíbe la comercialización y trafico ilegal de recursos forestales de cualquier especie ya sea vivos o muertos, en el TIPNIS “en particular dentro las comunidades de Oromomo, Asunta, Santo Domingo, Totora y otras comunidades”.

En virtud a esta resolución los coadministradores resuelven realizar un estudio técnico y social para la extracción legal de la madera muerta. Este trabajo cuenta con el apoyo técnico del proyecto MAPZA que contrata un consultor forestal, el mismo que junto a los comunarios de Asunta realiza el trabajo de campo el mes de diciembre de 2001 y elabora su informe en enero de 2002. El aspecto central de dicho informe es que dado el relieve del área donde se halla la madera muerta, con pendientes muy empinadas no se recomienda la extracción de la madera de la forma tradicional (con caminos forestales, skidders, camiones, etc.). La única forma de extracción sería a través de medios manuales, es decir el aserrío manual y el transporte a lomo de bestia. El estudio incluye un análisis de costos y la viabilidad técnica, económica y social de este proceso.

Los resultados de este estudio fueron analizados y aprobados en el Encuentro de Corregidores de Puerto San Lorenzo (Febrero 2002), habiéndose dispuesto que la forma más transparente de comercializarlo era a través del remate.

A partir de este mandato, los coadministradores operativizaron el proceso de venta vía remate. La primera convocatoria (octubre 2001) para la presentación de propuestas en sobre cerrado no tuvo ninguna respuesta. Lo mismo sucedió con la segunda convocatoria (febrero 2003). Al momento se prepara la tercera y última convocatoria.

4. La madera muerta y los problemas organizativos

El Encuentro de Corregidores de Santísima Trinidad (julio 2001) apartó del directorio de la Subcentral del TIPNIS a los señores Constantino Teco y Juan Fisher Fabricano. Al poco tiempo (noviembre 2001) éstos aparecieron al frente de una nueva organización conocida como “Subcentral del Sécure” que estaría conformada por 12 comunidades del Sécure. En el Encuentro de Corregidores de Puerto San Lorenzo (febrero de 2002) buscaron su legitimación, objetivo que no lograron. En el Encuentro de Tres de Mayo del Sécure (febrero, 2003) esta división fue muy visible, aunque las comunidades que la apoyan no son más de 9 (el TIPNIS tiene 59 comunidades actualmente).

Desde sus inicios, la Subcentral del Sécure estuvo empeñado en la venta de la madera muerta (los dirigentes de la Subcentral del TIPNIS denuncian que los Encuentros organizados en el Sécure fueron financiados por la empresa maderera Suto de Santa Cruz cuyos personeros estuvieron “casualmente” dichas fechas en el Sécure). Apenas a un mes de su organización, en diciembre de 2001 sus dirigentes presentaron al SERNAP la petición para el aprovechamiento de la madera. Posteriormente (02/02/02), elevan una nota al ex Ministro Ramiro Cavero solicitando la extracción de la madera, argumentando que la actual administración del SERNAP “se opone al aprovechamiento racional de los recursos naturales que realizan los Indígenas”. Lo más curioso de este memorial señala (Otrosi 3), “que la resolución que autorice el aprovechamiento de los recursos maderables, no sea en ningún caso bajo la modalidad de remate…”

En los hechos, la Subcentral del Sécure ha continuado las gestiones iniciadas por la CPIB y CMIB que desconocen absolutamente la posición mayoritaria de las comunidades del TIPNIS, quienes aprobaron el aprovechamiento legal de la madera, en el marco del estudio para evitar impactos ambientales negativos y que la venta de la madera muerta se realice mediante remate público, según señala la norma, para garantizar la transparencia en la venta así como lograr que el beneficio llegue a todas las comunidades y no se repita la experiencia de 1996-97, cuando el producto de la venta de la madera (que alcanzó más de 300.000 dólares) se diluyó en las manos de pocos dirigentes, muchos de los cuales están detrás de este nuevo intento, hasta ahora frustrado por la posición coherente de la Subcentral del TIPNIS.

5. Los últimos acontecimientos

En el transcurso de los últimos meses la dinámica con la Subcentral del Sécure ha seguido su curso. El mes de julio último, a través de la CIDOB lograron una reunión con el SERNAP nacional (Marco Octavio Ribera) en la ciudad de Santa Cruz, donde firmaron un acta en la que se abría la posibilidad para ceder la madera a la Superintendencia Forestal, ésta a la CIDOB y CPIB y finalmente llegar a las comunidades.

La reacción a esta medida bastante torpe del SERNAP fue tajante por parte de las comunidades del TIPNIS que a través de una Movilización hacia la ciudad de Trinidad durante los primeros días de agosto lograron una serie de acuerdos con la Prefectura e instancias públicas como el INRA y el PRODESIB. Entre otras cosas en el Convenio con la Prefectura se solicitaba la anulación de la Personería Jurídica de la Subcentral del Sécure para lo cual, la Prefectura se comprometía apoyar con los asesores jurídicos.

Sin embargo, la gente de la Subcentral del Sécure no se dormía con esa amenaza sobre su legalidad. Porque lograron el apoyo del Comité Cívico y la Subcentral de la localidad de San Lorenzo de Moxos, que mostraron su efectividad cuando retuvieron en esa localidad a los guardaparques que retornaban al TIPNIS por el río Tijamuchi. Esta situación obligó al SERNAP TIPNIS recoger en avioneta a su gente de San Lorenzo de Moxos para llevar por este medio hasta Asunta.

Pero apenas habían llegado los guardaparques a su campamento, un grupo de 30 comunarios del Sécure arribaron a la comunidad de Asunta con la orden de desalojar a los guardaparques del área. La reacción del SERNAP fue muy cuestionada por la Subcentral del TIPNIS como contraparte en la coadministración del TIPNIS, porque en vez de hacer respetar la ley y reforzar este campamento donde se encontraban 6 guardaparques, optó por ordenar el repliegue de los mismos, lo que finalmente se produjo el día martes 26 de agosto de 2003. Dicho despliegue no fue total, toda vez que la instructiva final del SERNAP fue abandonar la comunidad pero permanecer en la región.

La Subcentral denunció que era muy sospechosa la acción de desalojo de guardaparques del TIPNIS, justo cuando la empresa había dado señales de desesperación para ingresar al TIPNIS. Primero porque a principios de mes de agosto, los guardas denunciaron la presencia de más de cien personas de la empresa en las proximidades del TIPNIS y que en una inspección rutinaria encontraron que se habían talado y extraído 9 árboles de mara y 1 de cedro. Ante los reclamos de la Subcentral de este hecho mediante una nota a la Lic. Alejandra Sanchez de Lozada, el Senador Miguel Majluf se llevó a los dirigentes del TIPNIS para llamarles la atención por la denuncia y proponiendo arreglar a buenas, porque con la ley iban a perder tiempo y la oportunidad de ganar dinero. Para redondear la figura el día viernes 22 de agosto, los representantes de la empresa Fátima fueron en su camioneta hasta Asunta para firmar un convenio con los dirigentes de la comunidad, mediante el cual la comunidad cedería madera a cambio de que la empresa le arregle la pista de aterrizaje y le done una cantidad de ganado vacuno.

Para la Subcentral del TIPNIS estas eran señales inequívocas de que la Subcentral del Sécure estaba decidida a entregar la madera, porque supuestamente la empresa Suto y otras madereras les estaban ejecutando por el dinero entregado a cambio de madera, negocio que no se efectivizaba hasta ahora, por lo que habrían forzado la salida de los guardaparques. La estrategia es lograr que los guardaparques se retiren de la región para que la empresa maderera extraiga la madera, trabajo relativamente rápido considerando el personal que ha movilizado a la zona.

Al no ser escuchados en la prefectura, el SERNAP a través de la Dirección del Área, envió una carta al Prefecto, solicitando brinde garantías al personal e informando sobre los amedrentamientos y amenazas de muerte a funcionarios del Servicio (públicos), solicitud que no ha sido atendida a la fecha.

Los esfuerzos coordinados entre el SERNAP y la Subcentral del TIPNIS para ingresar a la comunidad Asunta, no han prosperado, a pesar de que se consiguió el apoyo de otras áreas protegidas en personal y vehículo. Sin embargo, en el intento de ingreso por la brecha que va de San Borja a Asunta, la comisión ha sido detenida e impedido su paso por personal de la empresa maderera Fátima, argumentando que el camino era propiedad privada y no se contaba con autorización de ingreso.

De igual manera, los intentos de mantenerse en la región de los guardaparques han sido inútiles, ya que los amedrentadores han empujado a los guardas hasta Santo Domingo, comunidad un tanto alejada de la Asunta. Desde esa comunidad no se tiene acceso a los movimientos de la Subcentral del Sécure y de la empresa Fátima, con lo que habrían logrado su objetivo de retirar a los funcionarios y miembros de la Subcentral para extraer la madera.

La comisión de la Subcentral retornó a Trinidad, desde donde actualmente se está planificando otras acciones para contener la arbitrariedad de la empresa maderera del Senador Magluff y los dirigentes de la Subcentral del Sécure. Una de estas acciones es precisamente la denuncia de estos hechos al Ministro de Desarrollo Sostenible  y a la Dirección del SERNAP, la cual se espera tenga una pronta atención toda vez que en la medida en que el problema de agudiza, las acciones a tomar por los pobladores locales pueden desencadenar en violencia.

 

 

Lidema - Av. Ecuador # 2131 - Casilla 11237 - Teléfono - (591-2) 2419393 - 2416044, Fax (591-2) 2412322 - e-mail: lidema@lidema.org.bo
La Paz - Bolivia
viagra brand name online generic viagra for women buy viagra professional online